viernes, 12 de febrero de 2010

Contexto histórico (II): el Sacro Imperio

A finales del siglo XVI y principios del XVII, el Reino de Hungría dependía del poderoso Imperio de los Habsburgo, de tradición católica. No obstante, la Reforma Protestante se había apoderado del Reino a lo largo del siglo XVI, tensando las relaciones entre las fuerzas políticas implicadas.

Haz clic en la foto para verla a tamaño completoLutero, por Cranach el Viejo |
Fuente: Wikipedia
A lo largo de los cuatro actos de la obra, el Emperador del Sacro Imperio es Rudolf II. Pero la interminable guerra conocida como la Larga Guerra, iniciada contra los turcos en 1593, que duró hasta 1604 y que le costó oficialmente la vida a Ferencz Nádasdy, le pasó una terrible factura que acabaría arrebantándole el poder. En efecto, un noble transilvano, István Bocskai, rival de los Báthory por el trono de Transilvania, promovió una revuelta en contra del Sacro Imperio en 1605 a raíz de las crueldades de la guerra y del intento de Rudolf de privar a los protestantes de sus libertades.

Es en este punto de la historia cuando entra en escena el Archiduque Matthias, hermano de Rudolf. Viendo que este se estaba tornando inestable, consiguió apartarlo del poder y hacerse con las riendas del Imperio. Para aplacar a Bocskai, Matthias buscó el consenso entre católicos y protestantes, siguiendo el consejo del influyente obispo de Viena, Melchior Klesl. No obstante, Matthias pronto encontró oposiciones a su política de conciliación, tanto por parte de católicos como de protestantes, perdiendo finalmente el trono en 1618 a favor de su tío, Ferdinand.

Haz clic en la foto para verla a tamaño completo Haz clic en la foto para verla a tamaño completo Haz clic en la foto para verla a tamaño completo







De izquierda a derecha, Rudolf II, Matthias II y Ferdinand II | Fuente: Wikipedia

¿Y qué fue de Bocskai? La Paz de Viena, firmada en 1606, le elevó al cargo de Príncipe de Transilvania a ojos del Sacro Imperio, garantizando una mayor independencia de esta región frente a Matthias. Pero el triunfo de Bocskai fue de corta duración, ya que fue presuntamente envenenado por su canciller. Unos meses después un viejo conocido conseguiría el cargo: el Príncipe Gábor Báthory.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada